Velocidad, peatón y alcohol

Velocidad, peatón y alcohol

La mayoría de estos siniestros –que van en aumento– ocurren debido al exceso de velocidad, a la imprudencia del peatón y el consumo de alcohol.

Cada año fallecen en el mundo 1.3 millón de personas como consecuencia de accidentes de tránsito –más de 3 mil defunciones diarias–.

Datos estadisticos accidente panama

Cada año fallecen en el mundo 1.3 millón de personas como consecuencia de accidentes de tránsito –más de 3 mil defunciones diarias– y más de la mitad de ellas no viajaban en carro, según el Plan Mundial decenio de acción para la seguridad vial 2011–2020 de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El 90% de las defunciones por accidentes de tránsito tiene lugar en países de ingresos bajos y medianos. Y Panamá no escapa a esta realidad. En lo que va del año –hasta el 12 de mayo pasado– se reportaron 173 víctimas fatales por esta causa.

En el mismo período del año pasado, la cifra era de 164 víctimas. En el primer trimestre de 2015 se contaron 122 víctimas, de las cuales 22 eran menores de edad.  En ese mismo tiempo este año se contabilizaron 15 mil 196 accidentes viales, mientras que en el primer trimestre de 2014 hubo 18 mil 230; es decir, 2 mil 34 accidentes menos. “Hacemos todos los esfuerzos para que se reduzca la cifra anual”, afirmó Javier Fanuco, jefe de la Dirección de Operaciones del Tránsito de la Policía Nacional (PN).

FACTORES

La mayoría de los accidentes de tránsito –cuando hay colisiones– ocurre por exceso de velocidad. En cuanto a los atropellos, estos se relacionan con la imprudencia de los peatones, quienes no utilizan los puentes elevados ni las líneas de seguridad. La mayoría de los atropellos se registran en horas de la noche y los principales causantes son conductores bajo la influencia del alcohol, precisó Fanuco sin dar cifras al respecto.

MEDIDAS PREVENTIVAS

La PN trabaja con dos herramientas fundamentales para reducir los accidentes y las víctimas. Una de ellas es el alcoholímetro –o guarómetro–, que se aplica particularmente en horas de la noche y en los dispositivos de prevención, conocidos como retenes.

En los retenes, la Policía utiliza conos que indican una advertencia para que el conductor reduzca la velocidad. Cada operativo de estos debería contar con al menos ocho agentes, pero debido a la falta de personal no se implementan como lo dicta la ley, admitió Fanuco.

Precisó que los dispositivos de seguridad se aplican en horas de la noche en vías como la cinta costera, vía España o calle 50, donde hay reportes de carreras clandestinas de vehículos.

“No queremos que el ciudadano sienta que lo estamos persiguiendo… buscamos salvarle la vida a ese conductor y a cualquier ciudadano que esté en la vía pública, y que no haya daños a la propiedad del Estado ni del conductor”, explicó.

ALCOHOLÍMETROS

El alcoholímetro o guarómetro es un equipo electrónico que sirve para medir la cantidad de alcohol que ha ingerido un conductor y para lo cual este debe soplar una boquilla. La medida se registra en microgramos por decilitro. Desde 2007, cuando comenzaron a ser usados en el país, y hasta la presente fecha, la Policía tiene unos 40 alcoholímetros operativos y espera la llegada de 50 dispositivos más antes de que finalice el año. “Sin ese dispositivo hubiéramos tenido más víctimas fatales”, aseguró Fanuco.

 

MODIFICACIONES

Otra medida adoptada para reducir el incremento de los accidentes de tránsito son las modificaciones al reglamento de tránsito. Para el 25 de este mes está programada la última reunión de la junta directiva de la Autoridad del Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT) en la que se afinarán las reformas finales.

“Hay un consenso casi absoluto para 95% de los aspectos a modificar”, afirmó Julio González, director general de la ATTT. “Los cambios son bastante trascendentales”, destacó. Uno de ellos es obligar al uso de extintores ABC para el transporte selectivo, colectivo y de carga.  Otra modificación es la creación de una nueva licencia tipo E, para vehículos de hasta 16 pasajeros, y una tipo D1 para los que conduzcan camionetas pick up y camiones livianos de hasta 8 toneladas que transportan cargas peligrosas. Otra reforma importante es la reducción del nivel de tolerancia del alcohol en los conductores, así como los tiempos de reincidencia. Asimismo, se incrementarán las sanciones.

Según el reglamento actual, al conductor se le aplican análisis de aires espirales (guarómetro) o pruebas de estado físico. Según el nivel de embriaguez, de 5–24 (microgramos por decilitro) se da una advertencia; de 25–40 es aliento alcohólico y la multa es de $150; 41 o más se considera embriaguez comprobada, con multa de $150, retención del carro y remolque con grúa.

La primera vez, la multa por embriaguez es de $150, se retiene la licencia por 3 meses y se toma una charla de seguridad vial de 3 horas. La segunda vez son $300, 6 meses de suspensión y charla de 6 horas. La tercera son $600, 9 meses sin licencia y charla de 9 horas.

Con la modificación que se estudia, el conductor que registre de 5 a 24 (microgramos por decilitro) se le sancionará con una boleta. Esta medición equivale a ingerir una botella de cerveza con contenido de 5% de alcohol.

Con más de 24 (microgramos por decilitro), que equivale a dos cervezas en adelante, se considerará “embriaguez comprobada” y la sanción sería con multa y retención de vehículo, bajo la terminología “bajo influencias del alcohol”. El infractor deberá tomar charlas.

Aunque la ATTT informó que los costos de las infracciones por conducir bajo los efectos del alcohol aún están en discusión, se conoció que las multas podrían aumentar de $150 hasta $1,500.

La primera vez que se sorprenda a un conductor manejando ebrio, se le aplicaría una multa de $1,500. En la segunda ocasión, al conductor se le aplicará una multa de $3 mil, más la suspensión por 6 meses de su licencia, mientras que la tercera vez en cometer la misma falta se le sancionará con $6 mil y la suspensión por 2 años de la licencia. “Aumentará una suma considerable y creo que es lo que espera la sociedad”, advirtió el jefe de la ATTT con relación a este tema. Para finales de este año, se espera que se aprueba la modificación del reglamento y que se publique en Gaceta Oficial por el Ejecutivo, indicó.

 

CONSECUENCIAS

Carlos Berguido, de la Asociación Panameña de Aseguradores (Apadea), indicó que en lo que va de 2015 tienen acumulados en reclamos por accidentes de tránsito $35.1 millones, contra $33.1 millones pagados durante el mismo período del año 2014, lo que implica un aumento de 6% en este renglón.

SENSIBILIZACIÓN

Para frenar el aumento de estas cifras, integrantes de la sociedad civil, empresas privadas y el Gobierno desarrollan campañas.

El Ministerio de Salud (Minsa) lanzó la plataforma digital www.viaresponsable.com, que busca unir

esfuerzos para promover la seguridad vial y el consumo responsable de bebidas

alcohólicas.

Osiris Gratacos de Alvarado, de la Fundación Educación Vial, explicó que en la organización participan personas que han sido víctimas o que han perdido

familiares en accidentes de tránsito en los que “casi siempre hay un conductor ebrio involucrado”. En este mismo contexto, el pasado miércoles fue lanzada la campaña 2015 del programa de educación vial en escuelas públicas y privadas, con prioridad en los planteles que están ubicados en zonas de alto tráfico.

“A pesar de que tienen una corta edad, hay que impartirles educación vial, porque hay muchos niños que van solos a sus escuelas”, detalló Mayte Chiam, encargada de la sección de Educación Vial de la Dirección de Operaciones del Tránsito de la PN.

El programa consiste en impartir clases, cursos teóricos y prácticos, a niños en la etapa primaria de diversas regiones del país, con edades de entre 5 y 12 años.